miércoles, 26 de agosto de 2015

Tutorial: Base rígida para un bolso

Buenos días mis entrometidos!!!

Llevo unos días desaparecida porque he estado muy ocupada haciendo un bolso muy especial. Hace casi dos años comencé a asistir a clases de patronaje pero tuve que dejarlas cuando di a luz a mi bebé. El mes que viene las reanudo y quise hacerme un boslo para llevar los materiales. Ya me había hecho uno cuando comencé el curso la primera vez, pero se me quedó pequeño y me resultaba incómodo. Así que basándome en mi propia experiencia y mis necesidades, hice uno nuevo. Iba a ser muy sencillo, pero al final quise ponerle mil detalles y me ha llevado mucho tiempo.

A colación de esta costura os he preparado un nuevo tutorial. Hice una base rígida para mi bolso y quiero explicaros cómo las hago yo. Es muy sencillo y podéis hacerlas del tamaño que necesitéis y de la rigidez que queráis. 

Necesitaremos:


- Láminas plásticas, en este caso separadores de carpeta o libreta
- Cinta adhesiva fuerte del tipo cinta americana, de embalar o aislante
- Lápiz
- Tijeras
- Regla

También existen en el mercado unas láminas de acetato finas que también valen, pero son más difíciles de encontrar.


Comenzamos midiendo la base que necesitamos. No importa que la medida que necesitemos sea mayor que las láminas, porque vamos a usar varias y vamos a hacer un mosaico. recortamos los trozos de lámina que necesitemos para hacer una capa. Luego recortamos los mismos trozos tantas veces como capas necesitemos. Prueba la dureza que quieras y ten en cuenta que al final va a quedar un poco más duro por las cintas que vamos a usar.


Ahora vamos a superponer capas intentando colocar los trozos de diferente manera para que las uniones no queden siempre en el mismo sitio ya que esto debilitaría la base y crearía un efecto "bisagra". Podemos ir fijando los trozos con cinta para que no se muevan y sean más fáciles de montar.




Vamos montando las capas orientando los cortes de las piezas hacia diferente lugar hasta que montemos el sándwich completo.



Es hora de comprobar el tamaño y rectificar si es necesario. Si todo está bien, empezamos a envolver con cinta. No necesita ser mucha ni necesita quedar extremadamente bien. Es sólo para que las piezas no se muevan.



Cuando acabamos de envolver en un sentido, lo hacemos en el sentido opuesto. Y ya tenemos nuestra base.


Yo he tenido que usar tres tipos de cinta diferente porque no me quedaba suficiente de ninguna, pero debéis tener en cuenta que no se va a ver.

Ahora hay que fijarla al bolso. Si al bolso hay que darle la vuelta para montarlo, es mejor que dejéis un agujero grande para darle la vuelta y fijéis la base después de darle la vuelta, porque va a ser muy complicado girarlo con la base puesta.

Para fijarlo hay varias maneras, la más fácil es pegarlo. Puedes usar pegamento de contacto, es seguro y fuerte, pero no resiste mucha flexión y no sé qué tal se lleva con la lavadora. También podéis usar cinta adhesiva de doble cara, que es lo que yo he usado. Se adapta con facilidad al movimiento y si se despega con los lavados es muy fácil de sustituir.

Otra opción que queda también muy bien pero es más cara es usar estas piecitas:


Son clavos de fondo para bolsos, esos piececitos que llevan los bolsos que compramos para que no pisen el suelo. Puedes usarlos para fijar la base al bolso agujereando ambos y colocando estas piezas.

Y esto es todo. Estas bases son aptas para la lavadora al contrario que las de cartón y creo que resultan más útiles. 

Espero que os haya gustado el tutorial y que lo pongáis en práctica, que no se os queden las ganas de haceros vuestros propios bolsos por no saber cómo conseguir una base dura. Y si tenéis dudas ya sabéis que aquí estoy.

Muchas gracias por vuestros comentarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...