martes, 19 de mayo de 2015

Cómo escoger un maniquí

Buenos días mis entrometidos!!!

O casi buenas tardes, porque vuelvo a llegar tarde a mi cita con vosotros, pero más vale tarde que nunca, no?

Hoy quiero hablaros de cómo escoger un maniquí. La compra de un maniquí la considero completamente prescindible, pero he de reconocer que es de mucha ayuda, y que si te haces con uno bueno y consigues regularlo bien, no querrás deshacerte de él nunca más.



Lo primero que debemos saber es que hay dos clases de maniquíes. Por un lado están los fijos. Estos suelen ser lo que hay en las tiendas de ropa, en los escaparates. Y en algunas casas como decoración. No nos interesa este tipo de maniquíes para costura.

Por otro lado están los regulables. Los suele haber en dos rangos de tallas, pequeña o grande y tienen unas ruedas con las que se pueden abrir las diferentes zonas para crear un "segundo yo". Dependiendo del maniquí la cantidad de ruedas para regular será mayor o menor. Pero cuantas más ruedecillas, mejor nos resultará. Y más caro será, para qué nos vamos a engañar.

El trabajo del maniquí es probarse la ropa en lugar de probárnosla nosotros. Y poder hacer correcciones que es casi imposible hacer sobre nosotros mismos. Por esta razón, el maniquí debe tener las medidas más parecidas a nuestro cuerpo que sea posible. Si conseguimos regularlo para que sea una copia exacta de nuestro cuerpo, podremos ver cómo sientan las piezas y podremos corregir errores encima del cuerpo.

Y ya lo sé, los maniquíes regulables son tremendamente feos, pero vamos, somos costureras, podemos hacerle una funda monísima.

Sabiendo esto, vamos a ver qué debemos pedirle a un maniquí.

- Lo primero que debemos definir es es presupuesto. El dinero siempre es clave, ya que no es infinito, pero como siempre digo, es mejor ahorrar un par de meses y comprarse algo mejor que te dure más años. Los maniquíes pueden costar poco más de 100€ aunque pueden llegar a costar mucho más. Aunque también puedes hacerte con uno de segunda mano por unos 70€.

- Que sea regulable. Esto lo repito porque es esencial. Y cuantas más ruedas de regulación mejor. Nunca menos de 8 y mejor más de 10. 13 o 14 son una muy buena cantidad.

- Que sea de espuma. Si es plástico no podrás clavarle alfileres y esto es básico para crear fruncidos, drapeados o incluso para colocar mangas. 

- Que tenga una tela exterior resistente. Si le vas a clavar alfileres, que pueda resistirlos.

-Que se pueda regular también en altura. Si además de tener tus medidas corporales, tienes tu altura, podrás ver cómo te van a quedar los largos de manera real. Y es muy útil para vestidos largos o pantalones largos.

- Como extra, si tiene nivelador de bajos ya es lo más. Es una herramienta muy útil.



Sabiendo todo esto, si me tuviera que comprar un maniquí ahora mismo, cuál me compraría?
Pues creo que escogería este modelo de esta tienda. Ya sabéis que me gusta mucho Amazon y además está de oferta. Las críticas son muy buenas y los materiales parecen de calidad. 

Muchas gracias por vuestros comentarios.  

1 comentario:

  1. Me gusto tu publicacion y recomendaciones gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...